Logo AMEDEA Asociación Mexicana por los Derechos de los Animales, A.C. Tres fotos
Inicio
Historia    
Galerías de imágenes
Objetivo
Estructura
Actividades
Ligas

 
Adopciones


Requisitos para poder adoptar


Perro
  1. Ser mayor de edad.


  2. Radicar en D.F o área metropolitana, Cuernavaca o Tepoztlán. (En caso de vivir en otro estado o en otro país, podemos aconsejarles dónde buscar un animal de compañía para adoptar).


  3. Llenar la solicitud para adopciones en la página internet o pedirla al delegado de AMEDEA en el estado.


  4. Recibir una primera visita de nuestro inspector.
  5. Firmar el compromiso de adopción, presentando copia de identificación oficial y comprobante de domicilio.



¿Por qué los requisitos?
En AMEDEA estamos convencidos de que los animales de compañía son seres sensibles e inteligentes que merecen una vida digna de acuerdo a su especie. Para nosotros es fundamental que el hogar al que van a llegar sea el adecuado para ellos.

AMEDEA trabaja constantemente contra el sufrimiento animal por lo que no podemos arriesgarnos a entregar a un animalito inocente e indefenso sin tomar las mínimas precauciones. La visita de nuestro inspector es un trámite sencillo y a la vez elemental para el bienestar del posible adoptado.


Antes de dar en adopción o adoptar
Hay que estar conscientes de que "dar en adopción" y "regalar" no es lo mismo. Según el diccionario de la lengua española "regalar" es: dar a uno, sin recibir nada a cambio una cosa en muestra de afecto o consideración o por otro motivo.

"Adoptar" es: recibir como hijo, con los requisitos y solemnidades que establecen las leyes, al que no lo es naturalmente.

Los animales NO son "cosas" que uno pueda "dar", así como así. Los animales de compañía son seres pensantes, capaces de sufrir, con derechos morales y legales. Antes de entregarle a nadie un animal (o de "adquirir" un animal de compañía) hay que saber la disposición del adoptante a recibirlo "como hijo", como un miembro más de la familia, y no como a un objeto que como tal, es desechable.


Antes de adoptar
¿Qué es ser un dueño responsable?

  1. Los animales no son cosas. Antes que nada, tenemos que saber que no somos "dueños" del animal, sino sus amigos y protectores. Los animales de compañía no son objetos ni esclavos que nos pertenecen, por mucho que hayamos pagado dinero por llevarlos a nuestra casa.* Gatos y perros son parte de la familia y como tales hay que tratarlos.


  2. No es suficiente procurarles alimento, agua y un lugar para dormir. El alimento debe ser el adecuado para su especie, tamaño, edad y otras características particulares de cada individuo. Debemos tomar en cuenta cuánta energía gastan, si tienen alguna propensión a enfermedades e inclusive sus preferencias personales. El agua debe ser fresca y el recipiente para beber debe estar impecable, lo mismo que los platos de donde comen. El lugar para dormir debe estar limpio y protegido de la lluvia, el viento y el frío. Los animales de compañía deben sentirse "en casa".


  3. La responsabilidad es grande. No podemos creer que somos dignos de nuestro animal de compañía a menos que cubramos todas sus necesidades. Además de agua, comida y techo, nuestros protegidos necesitan estar saludables. Para ello tenemos que cumplir con su programa de vacunación. La vacuna antirrábica no es suficiente. Hay otras enfermedades, muchas mortales y sin cura, contra las que deben estar protegidos. También tienen que seguir un programa regular de desparasitación (contra parásitos internos y externos), el cual podrá determinar el veterinario de confianza. Este deberá tomar en cuenta el estilo de vida del animalito para decir cada cuándo y qué desparasitante es el más adecuado para él o ella. Otro aspecto importantísimo para la salud de nuestro animal de compañía es la oportuna esterilización. En hembras y machos previene infecciones y tumoraciones. También evita peleas, que entre machos suelen ser muy sangrientas y peligrosas. El celo, si no se les permite aparearse, es doloroso para ellos pues no pueden cumplir con "el llamado de la naturaleza". Y si se les permite, entonces dejamos de ser dueños responsables pues estaremos contribuyendo al GRAVISIMO problema de sobrepoblación de animalitos (de raza y criollos), donde la inmensa y alarmante mayoría están sin hogar. No podemos engañarnos creyendo que nuestra responsabilidad termina con nuestro animal de compañía. Somos absolutamente responsables del destino de las crías de éstos porque nosotros y solamente nosotros, los "dueños" somos los que permitimos o no que se reproduzcan.


  4. Limpieza. Lógicamente, la salud no es completa sin higiene. Además de mantener limpios sus platos, bebederos y lugares para dormir, nuestros protegidos necesitan estar limpios. Es cierto que la mayoría de los gatos no necesitan bañarse, pues ellos mismos lo hacen y su saliva es antibacterial, pero algunas razas de gatos y todos los perros necesitan bañarse cada tanto.

    Dependerá de la raza la frecuencia del baño y del cepillado, pero si queremos que su felicidad sea completa, no podemos, por ningún motivo, pasar su higiene individual por alto.


  5. Atención veterinaria. Por supuesto, al menor síntoma de enfermedad, muestra de sufrimiento, o en caso de accidentes, hay que llevarlos con su veterinario para que los examine, y seguir las instrucciones del médico para que nuestro protegido recupere su bienestar.


  6. Afecto y entretenimiento. Como guardianes de nuestros animales de compañía tenemos obligación de cubrirles sus necesidades emocionales y afectivas. A ellos les gusta pasar tiempo con nosotros y no como un adorno más o un tapete. Los animales de compañía necesitan AMOR y diversión. Requieren de nuestro tiempo y atención. Hay que tener contacto físico con ellos, acariciarlos, abrazarlos. Al igual que para nosotros los humanos, el contacto físico es vital para el correcto desarrollo de su personalidad y por supuesto para su felicidad. Tenemos que jugar con ellos cuando son cachorros y en su juventud. Cuando sean viejos necesitarán de mayores cuidados y atenciones, lo mismo que los abuelos de la familia.
¿Todo lo anterior le parece demasiado, le parece una exageración? NO TENGA ANIMALES DE COMPAÑIA, hágase un favor a sí mismo y sobre todo hágale un favor a un animal que no tiene la culpa de toparse con el egoísmo de alguien que solo atiende sus requerimientos personales, pero cree que los demás seres vivos no los merecen (revise nuestra sección de "Lo que debemos saber" en la apartado "Derechos de los animales").

Pagar por un animal no recomendable: NO DEBEMOS COMPRAR ANIMALES NI EN TIENDAS ELEGANTES NI A NADIE, ya que no debemos fomentar con nuestro dinero el sucio negocio de los comerciantes de animales. Aparte de perros y gatos, no deben adquirirse otros tipos de animales, a menos que les estemos salvando de una situación de sufrimiento, pero no comprándolos, sino denunciando a los responsables y solicitando su adopción.



Antes de llevar un animalito a casa
Todos los cachorritos son bonitos. Es muy difícil resistirse a una bolita de pelos con mirada tierna que nos dice "llévame". Pero antes de llevarnos un cachorro con nosotros tenemos que pensar MUY bien antes de hacerlo. La mayoría de las personas que venden o regalan cachorros no se preocupan por explicar lo mínimo indispensable sobre el cachorro a quién se lo lleva (RECORDEMOS: NUNCA COMPRAR ANIMALES).

Primero que nada hay que saber si estamos dispuestos a cuidar del cachorrito TODA su vida. No son para un "ratito". No son para quererlos y apapacharlos mientras son chiquitos y tiernos, y en cuanto crecen, olvidarse de ellos o mucho peor..."deshacerse" de ellos. Si uno no está dispuesto a cuidar y amar a un animal de compañía todos los años de su vida, NO HAY QUE LLEVARLO A CASA. No son juguetes, ni cosas que uno pueda desechar cuando se cansó o se aburrió o se puso "problemático" atenderlo.

Una vez que creemos que estamos dispuestos a quererlo y cuidarlo toda su vida hay que tener bien claro lo siguiente: los animales, como los niños, van al baño (les puede ganar), ensucian, hacen travesuras, se enferman, se pueden portar mal, hay que bañarlos, cepillarlos, recoger su desorden... Hay que dedicar tiempo a atenderlos y educarlos, pero a base de paciencia y cariño, jamás a gritos y a golpes.

¿Todavía nos queremos llevar al cachorrito con nosotros? ¿Tenemos tiempo, paciencia y amor para darle? Ahora hay que tomar en cuenta cuánto va a crecer, si en realidad tenemos el espacio suficiente para él o ella y si vamos a tener los recursos económicos para alimentarlo y vacunarlo como corresponde. Mucha gente no se detiene a pensar en detalles como este que pueden parecer insignificantes, pero no es lo mismo alimentar un cachorro Gran Danés, que seguirlo alimentando debidamente cuando está completamente desarrollado. Hay que ser realistas y ver si podemos afrontar (muchos años) el costo de manutención del animal de compañía que queremos tener.

¿Ahora sí está seguro de querer llevar a su casa esa bolita de pelos? No se va a arrepentir. Los animales de compañía saben recompensar infinitamente nuestro cariño y dedicación. Su amor es total e incondicional.


No entren en pánico
Ser un dueño responsable implica mucha dedicación, tiempo, cuidados y gastos, pero para nada quiere decir que debamos ser perfectos o ricos. Hay muchas cosas sobre ser un dueño responsable que podíamos ignorar hasta ahora, y quizás muchas veces podamos equivocarnos o podamos no darle nuestro cien por ciento a nuestro animal de compañía. Lo que cuenta es que nuestra intención sea atenderlo como se merece y que hagamos todo lo posible por lograrlo.

Lo que más nos van a agradecer (y sabrán recompensarnos con creces) es nuestro amor. Ellos no necesitan que seamos perfectos, necesitan cariño y si les tenemos verdadero cariño, nada de lo que necesitan les va a faltar. Sí, es cierto, hay muchos veterinarios que cobran cantidades estratosféricas por vacunas, desparasitaciones, consultas y esterilizaciones, pero afortunadamente no todos los casos son así. También podemos desparasitarlos nosotros mismos a bajo costo y estar al pendiente de campañas de esterilización gratis (o a bajo costo). AMEDEA les puede orientar y ayudar para todos sus cuidados, con seriedad y ahorrando mucho dinero.

Recordemos la regla de oro de la ética: Tratemos a los demás como a nosotros nos gustaría que nos trataran, y esto incluye a todos los seres vivos.

  A la página anterior              
 

Calzada de Tlalpan No. 4888-207 Col. La Joya, C.P. 14090 Delegación Tlalpan, Mèxico, D.F.